descuento de pagares

El descuento de pagarés ofrece a las empresas la posibilidad de gestionar mejor su liquidez y tesorería, porque les permite adelantar el plazo de cobro de sus facturas.

Es una estrategia de financiación para ganar liquidez inmediata negociando con pagarés.

Un pagaré es un título valor que nace con la promesa de pagar una cantidad determinada en una fecha concreta (vencimiento). Lo puede emitir una persona física o jurídica que tenga una deuda con otra, obligándose así a saldarla.

Como fórmula de pago de una factura, el pagaré es un instrumento sencillo y práctico para las dos partes:

  • El cliente emite el título indicando el importe facturado, a quién pagará y el lugar y fecha de pago, para asegurar que cumplirá en ese momento.
  • El vendedor, como beneficiario, recibe el documento y puede utilizarlo para solicitar un descuento de pagarés. Con ello, adelanta el dinero y consigue liquidez inmediata.

El descuento comercial con pagarés evita que las empresas pongan en riesgo toda su operativa mientras esperan el dinero de sus clientes. Y actúa también como un antídoto contra la morosidad.

¿Qué es el descuento de pagarés?

El descuento de pagarés se utiliza para gestionar la liquidez y el presupuesto de tesorería, en forma de descuento de efectos comerciales.

Los autónomos y empresas, beneficiarios de un pagaré, tienen la opción de negociar con una entidad financiera especializada el anticipo del importe del título para cobrar antes la factura referenciada.

Es una operación de financiación a corto plazo.

¿Por qué conviene descontar pagarés?

La fórmula más utilizada por las empresas para financiarse es el crédito de sus proveedores. Es decir, compran bienes y servicios y los pagan a plazo.

Esto complica la posición contraria, la de los vendedores.

No es de extrañar que el 68,1% de las pymes (datos de CESGAR para 2018) hayan necesitado financiación a corto plazo para cubrir sus pagos corrientes, el circulante del negocio.

La morosidad y la insolvencia también son factores de gran riesgo.

En 2019, Crédito y Caución ha contabilizado 85.000 empresas que reconocen estar en riesgo de cierre a causa de la morosidad. El 32% ha sufrido algún impago serio.

Este escenario es demasiado habitual en nuestro país y se complica en los años de más incertidumbre económica. Por tanto, proteger la liquidez es algo primordial porque las obligaciones diarias no perdonan (compras, nóminas, alquileres, impuestos, seguros…).

Por este motivo, gana fuerza como recurso financiero la negociación de pagarés. Adelantar los cobros pendientes alivia la tesorería y ayuda a gestionar mejor las urgencias.

Si se realiza esta operación de manera recurrente, para financiar el buen funcionamiento de la empresa, se puede considerar una línea de descuento de pagarés para facilitar los trámites de gestión.

Pero lo primero es conocer cómo funciona el descuento de pagarés.

¿Cómo se descuenta un pagaré?

Este es el procedimiento general para descontar un pagaré:

  1. La empresa beneficiaria se pone en contacto con una compañía financiera de descuento de pagarés.
  2. Presenta los pagarésa descontar y solicita el anticipo del dinero a cambio de la entrega de los documentos, en forma de endoso o cesión de crédito.
  3. La compañía evaluará la solicitud y, una vez aceptada, se establecen las condiciones del contrato de descuento de pagarésy se procede a la financiación.
  4. Con los documentos originales en su poder, la financiera está legitimada para ejercer el derecho de cobro en la fecha de vencimiento de los títulos.

Hay dos elementos importantes al solicitar esta financiación: el coste y el riesgo.

Coste. La operación se suele fijar negociando un tipo de interés sobre el importe del título, más las comisiones que aplique la financiera. Lo habitual es un tipo variable en función del plazo desde la solicitud hasta el vencimiento.

El sistema de descuento implica que los intereses y comisiones se pagan por adelantado. Es decir, la financiación se otorga con todos los gastos descontados.

Anticipo = Nominal del pagaré – Descuento

Riesgo. El riesgo principal es la falta de pago o insolvencia del deudor final (el emisor del pagaré).

Esto conduce a estas dos soluciones:

Descontar pagaré sin recurso

Negociar un descuento de pagarés sin recurso le concede a la empresa que lo solicita una cobertura completa.

El descuento sin recurso traslada a la entidad financiera derechos y riesgos. Si no puede cobrar el importe en la fecha de vencimiento asumirá el impago y se hará cargo de la reclamación posterior.

Por tanto, el empresario recibe el anticipo y se despreocupa del resto del proceso, aunque su cliente no pague.

La compañía financiera cubre el impago en caso de insolvencia del deudor, pero no, cuando se debe a una disputa comercial en relación a la factura.

Descontar pagaré con recurso

El descuento de pagarés con recurso, sin embargo, le permite a la entidad financiera el camino de vuelta y puede reclamar responsabilidades a la empresa que le ha solicitado el descuento. Incluida la devolución del anticipo y los intereses.

Principio del formulario

Final del formulario

¿Quiénes intervienen en los descuentos de pagarés?

Se formaliza a través de tres partes representadas:

  • Deudor o librado: La empresa que realiza la emisión del pagaré y se compromete a pagar la suma estipulada por la factura recibida.
  • Acreedor o librador: Quien actúa como beneficiario del pagaré y tiene el poder de cobrar la deuda en la fecha de vencimiento. En este caso, esta es la persona que solicita el descuento del pagaré.
  • Entidad financiera: Es la entidad que descuenta el pagaré.

Ventajas de descontar pagarés

El descuento de pagarés es un sistema de financiación, diseñado para obtener liquidez inmediata convirtiendo en efectivo un derecho de cobro, como si fuera un pago al contado.

Pero conviene revisar todos los beneficios que presenta esta medida.

  • Liquidez inmediata.Esta ventaja, por sí sola, ya justifica acceder al descuento de pagarés de terceros. La liquidez es vital para el funcionamiento estable de una empresa, cumplir con sus obligaciones y gestionar con soltura cualquier urgencia o imprevisto.
  • Seguridad en los cobros.Los problemas de impagos, morosidad o insolvencias suponen un elevado coste económico, en gastos y tiempo invertido en reclamaciones y servicios jurídicos.
    Este se puede solucionar con un descuento de pagarés sin recurso, donde el dinero anticipado está garantizado.
  • Flexibilidad y rapidez.Es una opción perfecta para cualquier tipo de empresa que genere crédito comercial. Se pueden seleccionar los pagarés a descontar en función de las necesidades. Es un proceso rápido y con pocas exigencias formales.
  • Finanzas más saneadas. Al agilizar los cobros es más fácil ajustar el flujo de entradas y salidas de tesorería para prevenir descubiertos y manejar los problemas con tiempo, sin tener que endeudarse.
  • Fortalece la imagen. Cumplir con todos sus compromisos es la mejor carta de presentación de una organización. Descontar pagaréses una buena herramienta para ganar solvencia y capacidad de respuesta.

Descuento de pagarés urgente

Ante un momento de falta de liquidez un pagaré es un recurso perfecto para recuperar efectivo. Además, no implica ningún tipo de endeudamiento porque se negocia con activos propios.

La clave para que un descuento de pagarés funcione como financiación urgente es la agilidad operativa que ofrezca la compañía financiera.

Antes era casi obligatorio acudir a un banco o compañía similar, asumiendo todos los requisitos y formalidades que esta tuviera. Sin embargo, el avance de la tecnología online ofrece ahora soluciones rápidas e innovadoras.

La clave es que, gracias a la operativa online, agilizamos al máximo la entrega del dinero para ofrecer un auténtico descuento de pagarés urgente.

 

La metodología del crowdlending (crowd: multiple; lending: préstamos) es la fórmula que más está creciendo dentro del grupo de financiación alternativa en línea para las empresas.

Renovando la financiación tradicional bancaria, su innovación radica en que son inversores particulares los que ejercen el papel del banco, aportando de forma colectiva, cada uno una parte, el dinero que las empresas solicitan.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *